¿Quiere recibir la Publicación de Psiquiatría y Salud Mental en su correo de forma gratuita?
Martes, 25 de febrero de 2014   |  Número 24
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
LOS TRASTORNOS DEPRESIVOS, EN OTOÑO Y PRIMAVERA
Las enfermedades mentales se relacionan con la época del año
“El factor externo más influyente es la presión de los demás sobre nuestra propia imagen”, según Marina Díaz Marsá

Redacción. Madrid
Las enfermedades mentales están directamente relacionadas con la época del año y, de hecho, las consultas de Psiquiatría y Psicología atienden con más frecuencia a pacientes con depresión en otoño y en primavera que el resto del año, mientras que la bulimia y anorexia son más frecuentes en la primavera y el verano.

Marina Díaz Marsá.

"La presentación irregular de este tipo de trastornos mentales a lo largo del año tiene una relación con factores ambientales cíclicos, tanto físicos como culturales. Así como el clima y la luz inciden en el desencadenamiento de los trastornos emocionales y del comportamiento, en la misma medida lo hacen las circunstancias que caracterizan cada período. Hay periodos anuales de alta exigencia familiar, o de intenso impacto afectivo, o los que se afrontan situaciones desconocidas, o de grandes expectativas puestas en la persona", ha comentado el catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense, José Luis Carrasco.

Por ejemplo, prosigue, los trastornos por inestabilidad emocional, las autoagresiones y los intentos de suicidio aumentan en otoño y en primavera, pero presentan además un incremento considerable en los periodos anuales de reunión familiar obligatoria, debido a los conflictos que se desatan y se reavivan.

En concreto, según ha informado la directora médica de la Clínica Sommos y profesora de Psiquiatría de la Universidad Complutense, Marina Díaz Marsá, el factor externo más influyente es la presión de los demás sobre nuestra propia imagen. De hecho, en el caso de la bulimia y de la anorexia, la presión de la mirada de los otros sobre los cuerpos aumenta en la primavera y en el verano, incrementando con ello la obsesión por la delgadez y, consecuentemente, la angustia.

Asimismo, otros factores, además de los biológicos, que influyen en la presentación estacional de los trastornos psíquicos son el exceso de expectativas puestas en la persona o la propia autoexigencia, como ocurre por ejemplo en muchas amas de casa al llegar las fiestas navideñas o en muchos estudiantes al comenzar el curso escolar.

En estas épocas aumentan considerablemente los trastornos de ansiedad y, al mismo tiempo, también influyen la presión social o familiar que empuja a sentirse obligatoriamente bien en determinadas épocas (vacaciones, navidades), lo que lleva a reprimir los sentimientos de malestar, dando lugar a síntomas emocionales y comportamentales.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2012 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com